Si estoy triste quiero Hervido de res, si estoy alegre…También. (Receta fácil de hervido de res ) 

Paso I

 ¿COMO PREPARAR UN FONDO DE CARNE?

Usaremos Lagarto con hueso para preparar un consomé perfumado y sustancioso de carne, que nos sirva como “Alma” para una sopa de fideos,  un hervido criollo o una Pisca Andina.

En una olla de presión colocamos, 1/2 cebolla, 1/2 pimentón;  1 zanahoria pequeña; 4 dientes de ajo; unas ramas de cilantro con hojas y tallos; la parte verde del ajoporro; ramas de celery y Cebollin; 3 ajíes sal dulces y granos de pimienta entera. 

Si falta algún ingrediente no importa, utilicen lo que tengan a mano.

Tampoco tienen que ser los ingredientes más frescos, sexys y crujientes porque vamos a martirizar los hasta que con fuesen sus pecados y pierdan la entereza; así que si el cilantro está algo marchito, el pimentón un poquito arrugado o la zanahoria flácida, es buen momento para usarlos, igual sólo necesitamos sus sabores. 

Añadimos 4 litros de agua y un kilo de Lagarto con hueso o pueden usar Costilla de res. Sellamos y esperamos que la olla de presión silbe y cante. A partir del momento que escuchamos el monólogo enloquecedor de la olla, aguardamos 30 minutos. Dejamos reposar y colamos. Desechamos los sólidos pero rescatamos y troceamos la carne. La limpiamos, desechamos pellejos, huesos y feuras varias. Sí es Lagarto podemos desenhebrarla con los dedos y colocar mechones de tierna y jugosa carne en vez de trozos enormes y poco amables. Sí es Costilla, retiramos parte de la grasa e incluso los huesos sí lo deseamos más pulcro y sencillo de comer. 

Cuando hacemos fondo de carne podemos almacenar en envases plásticos herméticos y de éste modo tenemos siempre a la mano un fondo de carne para cualquier preparación rápida y nutritiva. Mata el hambre, acaricia el alma, cura la gripe y alivia el despecho… no lo menosprecien.

 El Lagarto es un corte de carne generoso, económico y divino. Hoy lo utilizaremos como fondo del tradicional hervido criollo que tanto nos gusta al venezolano.

Paso II

PARA EL HERVIDO DE RES

Apio fragante, Ocumo consistente, papa generosa, zanahoria tersa, auyama de un naranja brillante, yuca tenaz. (1/2 kilo de cada uno)

6 jojotos o mazorcas de maíz, limpias sin cáscara ni barbas impertinentes; troceadas en tres. 

Sí les gusta el plátano verde pueden agregarle un par de ellos, pero tiene la mala costumbre de poner el caldo gris.

Todos van lavados, pelados y troceados en cubos de uniforme tamaño.

 Un poco más de cilantro de perfume descarado y obsceno. Un poco más. Otro poco más. No hay hervido sin Cilantro. Es un sabor que nos define y unifica. Uno de nuestros marcadores gastronómicos. 

Ponemos una olla sobre el fogón con el consomé limpio y sustancioso, ahogamos ahí verduras y tubérculos hasta que muestren su rostro más tierno. En ese instante incorporamos la carne y el cilantro picadito. Tapamos y retiramos del fogón. 

Sí sobrecocinamos las verduras criollas se desbarataran y la sopa se espesara demasiado. 

Usted puede agregar más agua en cualquier escalón de la preparación. A su gusto. 

Rinde mucho. Es un plato único y completo. Reconforta. Alivia. Reconcilia. No duden de su poder.

Acompañen con arepitas o cazabe y agreguenle muchooooooo picante para potenciar los sabores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s